Rezar por las personas con las que estamos enfadados


papa-audiencia-rezar-enfadados--644x362

En cada audiencia general y en cada homilía, el Papa Francisco pone a cada uno delante de sus problemas concretos. En su catequesis de este miércoles ante unas cien mil personas, el Santo Padre explicó que la Iglesia es «el pueblo de Dios», como la definió el Concilio Vaticano II, y tiene como ley la del amor al prójimo.

Como siempre, Francisco fue a lo concreto, y añadió que no se trata de «un vago sentimentalismo estéril» sino de «acoger al otro como un verdadero hermano, superando todas las divisiones, rivalidades y egoísmos». Con voz fuerte y dolorida, el Papa lamentó que «en los periódicos y la televisión vemos tantas guerras… ¡incluso entre cristianos!». Vemos también conflictos «en el lugar de trabajo, e incluso a veces en la familia».

Implicando directamente a los fieles, el Papa les invitó a reconocer que «nos dejamos llevar de simpatías y antipatías, y muchos de nosotros estamos enfadados con alguien». Ante ese hecho, invitó a «rezar por esa persona, por él o por ella; hoy es un buen día para vivir la ley del amor»; e insistió, interpelando a todos: «¿Lo voy a hacer hoy? ¡Hoy!». Un gigantesco aplauso fue la respuesta afirmativa.

Francisco insistió con mucha fuerza en que, a pesar de los desastres que vemos a nuestro alrededor «Dios es más fuerte que el mal», y en que cada uno debe aportar su granito de arena a la solución: «Si en una noche oscura alguien enciende una lucecita apenas se ve nada, pero si los setenta mil espectadores del Estadio Olímpico de Roma o del Estadio San Lorenzo en Buenos Aires encienden cada uno una luz, entonces el estadio se ilumina».

El Papa concluyó la audiencia general sumándose a la Jornada Mundial del Trabajo Infantil, y denunciando «en particular, la explotación de niños y sobre todos niñas en el servicio doméstico; un fenómeno lamentable que va en aumento, sobre todo en países pobres». En conjunto, los niños explotados son «millones y millones: ¡es una verdadera esclavitud!».

Por eso hizo un llamamiento «a la Comunidad Internacional para poner en marcha intervenciones más eficaces contra esa auténtica plaga. Todos los niños deben poder jugar, estudiar, rezar y crecer en la propia familia, en un contexto armónico de amor y serenidad. Es su derecho y es nuestro deber».

Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s