Una entrega condicionada NO DA FELICIDAD


familEn la familia no es posible condicionar la entrega a los otros, en función de lo que los otros ‘valgan’, ‘tengan’, ‘quieran’ o ‘puedan’ en cada circunstancia.

La radicalidad de esa entrega es resistente a cualquier cambio personal, circunstancial o temporal. Por eso mismo, la entrega familiar no desfigura o enmascara su rostro a según las circunstancias.

La persona que se da sabe muy bien que su mismo ser está puesto en juego en esa acción, porque le va en ello su misma felicidad. Así es su convicción y así ha de ser su comportamiento, si tiene la pretensión de mejorar a los suyos y a sí mismo.

Siguenos en   FacebookTwittergoogle-Plus-iconemail1
Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s