Sacris Solemniis


Sacris Solemniis

Las palabras de apertura del himno para maitines de Corpus Christi y del Oficio Votivo del Santísimo Sacramento, compuesto por Santo Tomás de Aquino. La estrofa rítmica imita las medidas clásicas encontradas en Horacio y en varios himnos del Breviario Romano (v. Sanctorum Meritis); pero cualquier falta de excelencia en cuanto a la prosodia clásica lo compensa con lo interesante e intrincado del esquema rítmico. Esto puede demostrarse al partir la estrofa de cuatro líneas en siete. La sexta estrofa, la cual a veces se utiliza como un himno aparte en la bendición, servirá para ilustrar:

Panis angelicus
Fit panis hominum:
Dat Panis coelicus
Figuris terminum:
O res mirabilis!
Manducat Dominum
Pauper, servus et humilis.

El incisio (es decir, la coincidencia del final de una palabra con el final del pie) es perfecto a través de todas las estrofas. ¿Con qué ritmo debe ser recitado el himno? Los traductores varían mucho en el concepto de un equivalente apropiado en español. Las primeras palabras sugieren por los acentos tónicos:

“Lo! El pan angelical,
Alimenta a los hijos de los hombres:
Las figuras y tipos se han ido para nunca volver.
¡Oh, qué cosa tan maravillosa!
Humildes y pobres son alimentados,
Banquete de su Dios y Rey”.

El bien expresado traductor anglicano, el Rev. Dr. J. M. Neale, utilizo metro yámbico:

“Él ordenó en el vino
nuestra Ofrenda Bendita,
para ser el sacrificio
el cual los sacerdotes deben de traer;
para quienes es apropiado y adecuado
que deben comer de Él,
Y a su vez dar a otros”.

La quinta estrofa es interesante por sí sola, ya que llama la atención al plan del Sacrificio Eucarístico. La traducción del doctor Neale no sigue estrictamente el esquema rítmico, el cual se observa mejor en la traducción dada en “Sursum Corda” (1908, p. 6). Shipley “Annus Sanctus” (Londres, 1874, p. 192) da la traducción de Wallace, cuya primera estrofa ilustra otra forma métrica:

“Canten en esa víspera solemne
cuando como verdaderos corazones creen,
Cristo dio la oveja y el pan pascual
a los elegidos
destinados para el alto mando

Que Dios tenia desde antiguo reservado a los padres.”

Edward Caswall (Lyra Católica, 1849) hizo una traducción condensada:

“Vamos con corazones renovados
a rendir nuestro agradecido homenaje;
y dar la bienvenida a las canciones triunfantes
en este muy bendito día.”

En sus “Himnos y Poemas” (1873) aparece revisado como:

“Dejen que las cosas antiguas pasen,
dejen que todo sea nuevo y reluciente;
Y den la bienvenida con corazones renovados
a esta fiesta de nuevo regocijo.”

La revisión (la cual también incluye el cambio de “noche” a “víspera”, y cambia en la tercera y cuarta líneas de la sexta estrofa) aparece en la “Lira” de 1884, en el “Año Santo de Shipley”, y en la traducción del Marqués de Bute del Breviario Romano; la revisión es interesante ya que ilustra el celo de Caswall en el mejoramiento literal de la traducción. Wagner (“Origine et developpement du chant liturgique”, traducción de Bour, Tournai, 1904, p. 169) habla de la gradual sustitución del ritmo por el metro en los himnos y se refiere al “Sacris solemniis” como ilustrativo de “los dos conceptos de verso… donde el verso antiguo y la disposición rítmica de las sílabas se entrelazan juntas. También la rima fue introducida gradualmente; este mismo himno ofrece ejemplos muy demostrativos de ello. Es un mecanismo de puntuación para el oído.” Birkle (“Canto Vaticano”, traducción de Lemaistre, Nueva York, 1904, p. 103) dice: “Las primeras tres líneas tienen tres acentos cada una—un acento débil sobre las segunda y séptima silabas y el acento principal sobre la décima. La primera mitad de la línea concluye con la sexta silaba, la cual debe hacerse notar en el canto. En el ultimo verso el acento principal debe colocarse sobre la sexta silaba” (Pero en el ejemplo él coloca un acento también sobre la tercera sílaba).
Bibliografía: Consult Pimont, Les hymnes du breviaire romain, II (París, 1884), 177-88, para el texto y un comentario más extenso; Hymnarium Sarisburiense (Londres, 1851), 119 para el texto, lectura variada, y canción muy simple. El texto y melodía oficial se dan en el Gradual Vaticano (Ad processionem Coporis Christi). Cf. also JULIAN, Dict. Of Hymnology (2da. ed., Londres, 1907; HENRY in Sursum Corda (1908), 6, taducción y comentario; DREVES Analecta hymnica, XVI (Leipzig), p. 38 (In dedicatione urbis Granatae), 75 (De Angelo Custode), 103 (De S. Disma), para las imitaciones del himno del siglo XVI . Vea también la bibliografía a Sanctus Meritis.

Fuente: Henry, Hugh. “Sacris Solemniis.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 13. New York: Robert Appleton Company, 1912. <http://www.newadvent.org/cathen/13321b.htm>.

Traducido por Lourdes P. Gómez. L H M.

Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s