¿Qué espíritu anima a los Cursillos?


La mística de los Cursillos es ese enamoramiento irresistible y apasionado de Cristo que respiran a pulmón lleno, cuya amistad prefieren a todos los tesoros y a todas las personas, por quien están dispuestos a gastar todas las energías de su vida y a dar, si fuese preciso, hasta la última gota de la sangre de sus venas. Y como el amor de Cristo supone y exige el cariño y la predilección por todo lo que Cristo quiere, el espíritu de los cursillistas se completa con el amor al Padre, a la Iglesia, a la Jerarquía y a los demás hermanos.

Los Cursillos de Cristiandad persiguen un ideal altísimo y nobilísimo: el mismo que se propuso Cristo, el mismo que preside toda su obra redentora: dilatar el Reino de Dios y hacer cristianos a los hombres.

Los Cursillos de Cristiandad no constituyen ninguna forma de asociación de los fieles ni la deberán constituir en adelante, dado su carácter y los fines que se proponen. No tendrán bandera, ni insignia, ni cotización.

Los Cursillos no nacieron para ser una asociación más.

“No fue nunca ésta la intención del Obispo iniciador de los Cursillos, ni de sus colaboradores. Nunca nos pasó por la mente que los Cursillos pudieran constituir una asociación nueva, si no como frutos maduros, al servicio de todas las empresas y asociaciones de la Iglesia”.

Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s