Pastoreando al rebaño de Mongolia


“No había nada. No había estructura de iglesia. No había católicos en Mongolia. Realmente empezamos de cero “, dijo el obispo Wenceslao Padilla, CICM, obispo de la Prefectura Apostólica de Mongolia. Estaba recordando su llegada en 1992 como líder del equipo de los tres primeros sacerdotes misioneros en aquel lejano país, ligeramente más pequeño que Alaska y rodeado por China y Rusia.

Wenceslao Padilla, CICM, obispo de la Prefectura Apostólica de Mongolia.
Wenceslao Padilla, CICM, obispo de la Prefectura Apostólica de Mongolia.

En esta tierra de duros inviernos, veranos abrasadores, imponentes montañas y el desierto de Gobi, la iglesia, con el Obispo Padilla a la cabeza, sin embargo, encontró un terreno fértil para la evangelización. De la población cristiana de cero, que ha visto el catolicismo en Mongolia echar raíces y florecer, crecer a aproximadamente 300 personas en el país predominantemente budista. Cien mongoles mas están actualmente preparandose para el bautismo esta Pascua que viene. “La iglesia es muy nueva”, dijo el Obispo Padilla. “Yo lo llamo una iglesia infantil, una iglesia bebe.”

Explicó Que los rusos, que inicialmente ayudaron a los mongoles a escapar de sus gobernantes chinos, quedó en segundo lugar a controlar lo que se convirtió en el estado externo de Mongolia durante otros 70 años. “No fue sino hasta 1989 que fue liberada de los regímenes comunistas “, dijo el obispo, señalando Que reciente Mongolia independiente comenzó a iniciar relaciones diplomáticas con otros países, como la Ciudad del Vaticano.

“Ellos son muy sabios, los mongoles”, anotó. “Sabían Que a pesar de que es una muy pequeña ciudad-estado, la influencia del Vaticano en todo el mundo es muy fuerte.” Como parte de estas nuevas relaciones diplomáticas, el Vaticano estableció una embajada y envió misioneros en que, llevando sacerdotes de la Missionhurst (Congregación del Inmaculado Corazón de María).missionhurst

En ese momento, nacido en Filipinas , el Obispo Padilla estaba completando el final de su segundo mandato el Superior Provincial de Missionhurst en la Provincia china de Taiwán y un total de 15 años vividos allí. Fue en ese momento en que la convocatoria de misioneros a Mongolia se hizo.

Mongolia6“Dado que en ese momento estaba terminando mi mandato”, dijo el Obispo Padilla “, le dije, ‘Estoy también disponible -. Dejemos que el Espíritu sople a donde quiera'”

“Realmente tuvimos que empezar de cero “, dijo. “Cuando llegamos, no había iglesia, convento, para darnos la bienvenida.” El trío se quedó, al principio, en un hotel en la ciudad capital, Ulaanbaatar, antes de encontrar un apartamento para utilizarlo como Su sede de los próximos tres años, hasta que el primer edificio de la iglesia sea erigido.

“Convertir a la gente es un proceso largo”, dijo. Al principio, las Misas eran solo para ellos tres. Entonces, la comunidad de expatriados dio cuenta de su presencia, Estos católicos en un país extranjero comenzaron a asistir a las Misas de los sacerdotes. Luego, ellos trajeron a sus amigos Mongoles.

Durante este tiempo, los tres sacerdotes misioneros comenzaron a estudiar el idioma mongol y evaluaron las necesidades de la gente. De inmediato se dieron cuenta del creciente número de niños de la calle. “Era el momento que los misioneros Missionhurst de China cuidaran a los huérfanos”, dijo el Obispo Padilla ” hacerse cargo de estos niños marginados.”Mongolia1

Como resultado, los misioneros comenzaron a visitar los niños de la calle en los lugares donde se congregaron, dándoles comida y la bebida y la búsqueda de lugares para que ellos vivan.

En el mismo equipo, cada vez más mongoles estaban tratando de aprender acerca de la Iglesia, lo que condujo al establecimiento del catecumenado. Pronto más misioneros llegaron para ayudar, alcanzando el recuento actual de 54 misioneros de diferentes congregaciones religiosas 9 y 15 nacionalidades.Mongolia4

Obispo Padilla ve esta variedad de nacionalidades como una gran ayuda para ilustrar el mensaje de la iglesia de su universalidad a los mongoles. Esto demuestra, dijo, “así es como somos los católicos. No excluimos a nadie – la bienvenida de todos “.

Con la llegada de más órdenes religiosas, cada uno con su propio carisma, han proliferado las obras apostólicas en Mongolia. Además de ayudar a las personas de la calle (niños, así como adultos), hay un ministerio especial para las jóvenes que viven en la calle, en un esfuerzo para librarlos de la prostitución. Otro ministerio cuida de los ancianos.       Hay un centro de atención para los niños de la calle y jóvenes en los centros son educados y entrenados en habilidades que les permitan ganarse la vida. “En nuestra escuela técnica, ofrecemos cursos como carpintería, costura, automoción, informática y Ingles,” dijo el Obispo Padilla “, y es una muy buena ayuda para estos jóvenes de la escuela.”mongolia8

Varias otras escuelas se han establecido, que atienden a los niños pobres que de otro modo no recibir una educación. “Todo para atender a los niños muy pobres”, dijo el Obispo Padilla, “los que no tienen ropa para vestir, la comida de la familia para comprar material escolar.” Hay dos centros de enseñanza también los jóvenes mongoles están ansiosos aprender ingles.

El proyecto de construcción de la comunidad se ha establecido en las áreas de la ciudad, así como un esfuerzo para organizar las comunidades agrícolas para cultivar los vegetales terrestres y plantas – algo relativamente nuevo para los mongoles, que son los pueblos nómadas. Otros programas que se han iniciado incluyen una guardería, una panadería y la enseñanza de la artesanía.

Hay también esfuerzos caritativos y humanitarios masivos, tales como el que siguió al terrible invierno hace unos años que mató a millones de cabezas de ganado, el principal medio de vida de los mongoles. En tiempos de otros desastres, como incendios o epidemias de cólera, los misioneros solicitan al extranjero medicinas, que luego se dan a la gente de forma gratuita. Clínicas médicas, bibliotecas y un centro de investigación para los estudios de la inculturación se han establecido también.

El número de iglesias se ha multiplicado tambien,ahora son tres en Ulaanbaatar, donde ahora se concentran los esfuerzos católicos – la catedral de San Pedro y San Pablo, Nuestra Señora de la Asunción, y el Buen Pastor .. “Buen Pastor es un muy buen símbolo para los mongoles, siendo nómadas, pastores, pastores de ganado”, señaló el Obispo Padilla.

En un futuro próximo, Ellos esperan extender su alcance a otras provincias de Mongolia, Establecer pequeñas comunidades de fe e iglesias.

Mongolia2El Obispo Padilla dice que han tenido que superar muchos obstáculos y enfrentar muchos retos en su trabajo misionero, incluyendo la dificultad de aprender el idioma, la dureza del clima y el predominio de las grandes religiones allí – el budismo tibetano, el chamanismo y la religión musulmana. “Además, la pobreza de la gente es un gran reto”, señaló, “porque no tenemos ningún ingreso del lugar. Está todo viene de fuera “.

Aunque Obispo Padilla fue elevado de Prefecto Apostólico en obispo en 2003, aun preside la Prefectura Apostólica de Ulaanbaatar. Todavía no se han llenado los requisitos para ser declarada la diócesis.Mogolia3

El Papa Juan Pablo II fue originalmente programado para llevar a cabo la ordenación episcopal del Obispo Padilla, pero no pudo debido a su deteriorada salud. Sin embargo, el obispo Padilla tuvo el honor de haberse encontrado con el Papa Juan Pablo durante dos visitas ad limina.

Él recuerda con cariño su el primer encuentro, Cuando llevo con él un retrato hecho en un tapiz del pontífice que había visto en una tienda por departamentos Ulaanbaatar a su llegada que de inmediato compro. “Así que me conocen en Mongolia?!” Dijo sorprendió al Papa. “Él estaba muy interesado en Mongolia”, recordó el obispo.

En su segunda visita ad limina, el Obispo Padilla llevo con él un álbum de fotos de muchas de las actividades de la iglesia en Mongolia, provocando el comentario del Papa, “Está haciendo tu trabajo muy rápido!”Mongolia7

Al reflexionar sobre la obra de la iglesia en Mongolia, el Obispo Padilla dijo: “Yo realmente agradezco a las personas en los Estados Unidos que nos han estado ayudando con sus regalos, contribuciones grandes y pequeñas, para sostener la obra misionera. Y estoy muy agradecido por el apoyo espiritual, la oración. “Y añadió:” Realmente agradezco a las personas que sustentan la misión. Yo los considero los socios de la misión. Ya sea por su donación o por sus oraciones, que son todos los socios de la misión. Estan peregrinando con nosotros”.

Hablando del fenomenal crecimiento de la iglesia en Mongolia desde una base de cero, señaló, “Es todo el trabajo de Dios sé que él ya estaba allí -.. Sólo teníamos que ir a donde EL estaba trabajando”.Mongolia5

 

Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s