¿Cuántas fases o etapas abarca el método de los Cursillos?


Tres, bien distintas y caracterizadas, a saber: 

el Precursillo, el Cursillo y el Poscursillo.

En la primera etapa, que llamamos Precursillo, se buscan con esmero las personas que deban ir al Cursillo, de acuerdo con el plan apostólico y las necesidades de la diócesis y de la parroquia donde después tenga que actuar apostólicamente el cursillista.

En su segunda etapa, la Obra comprende lo que podríamos llamar el Cursillo propiamente dicho: tres días intensos en un ambiente de fervor, de oración, de estudio, de entrega apostólica de los sacerdotes y dirigentes, de alegría y compañerismo por parte de los que asisten.

Pero hay que confesar que la etapa tercera es la principal de la Obra. La vida deberá ser un Cursillo perenne: “el cuarto día” dura hasta la muerte. Las verdades fundamentales que se aprendieron en el Cursillo, los horizontes que se vislumbraron, las virtudes que empezaron a vivirse, han de ir desenvolviéndose en el alma y aplicándose a la solución de cada uno de los problemas personales, profesionales y ambientales del cursillista. Por esto, ya desde el mismo Cursillo queda montada la organización de perseverancia, de formación religiosa y apostólica.

 

Anuncios

Publicado por

Alberto B

Cursillista desde 2006

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s